Banano

Producción del banano

Clima y suelo

Exige un clima cálido y una constante humedad en el aire. Necesita una temperatura media de 26-27 ºC, con lluvias prolongadas y regularmente distribuidas.
El crecimiento se detiene a temperaturas inferiores a 18 ºC, se producen daños en temperaturas menores de 13 ºC y mayores de 45 ºC.
En condiciones tropicales, la luz no tiene tanto efecto en el desarrollo de la planta como en condiciones subtropicales, aunque al disminuir la intensidad de luz, el ciclo vegetativo se alarga. El desarrollo de los hijuelos también está influenciado por la luz en cantidad e intensidad.
Los efectos del viento en la planta pueden variar, desde provocar una transpiración anormal debida a la reapertura de estomas foliar; siendo el daño más generalizado la provocación de unas pérdidas en el rendimiento de hasta un 20%. Los vientos muy fuertes rompen los peciolos de las hojas, quiebran los pseudotallos e inclusive arrancan las plantas enteras.
Es poco exigente en cuanto se desarrolla en terrenos arcillosos, calizos o silíceos con tal que sean fértiles, permeables, profundos, ricos y bien drenados, especialmente en materias nitrogenadas. Prefiere, sin embargo, los suelos ricos en potasio, arcillo-silíceos, calizos, susceptibles de riego en verano, pero que no retengan agua en invierno. La platanera tiene una gran tolerancia a la acidez del suelo, oscilando el pH entre 4,5 – 8.

Plantación del banano

La plantación se lleva a cabo en hoyos de 60 cm de profundidad a la distancia de 3 a 3,5 m en cuadro, colocando dos plantitas por hoyo, una más pequeña que la otra y ambas desprovistas de hojas; se llena el hoyo con mantillo y se acumula tierra hasta unos 10 cm por encima de la inserción de las raíces. Luego se deja una reguera alrededor de la planta para que retenga el agua de riego y se extiende también el estiércol sobre la reguera para que la tierra no se deseque. En siembras en triángulo y doble surco, se aprovecha mejor el terreno y se obtiene una mayor cantidad de plantas por hectárea. Sin embargo, por la alta densidad, se tiene que dar un mejor manejo de la plantación en el control de enfermedades porque la humedad dentro
de la plantación será alta. Si se incrementa la densidad de siembra se eleva el rendimiento bruto, aunque disminuye el número de dedos por mano y racimo, hay un menor peso del racimo y más lentitud en la maduración, por tanto una mayor densidad se debe compensar con una mayor fertilización y un mejor manejo en general.
Pasados dos meses las plantitas empiezan a emitir vástagos, entonces de las dos plantitas se deja la mejor y a ésta se le dejan únicamente dos brotes, los mejores y más alejados entre sí, en años sucesivos se le pueden dejar cuatro, pero no más.
Las plantaciones modernas se realizan con amplios pasillos que facilitan la mecanización y a densidades entre 2.000 y 2.400 plantas/h 

Disponibilidad de agua en las plantaciones

En la época de plantación es necesario disponer de agua para el establecimiento del cultivo o contar con un sistema de riego.
La planta solo puede aprovechar el agua del suelo cuando tiene a su disposición suficiente cantidad de aire, por tanto la cantidad de agua y de aire en el suelo deben estar en cierto equilibrio para obtener un alto rendimiento en el cultivo.
El drenaje es una actividad importante en el cultivo. Un buen sistema de drenaje aumenta la producción y la disminución de la incidencia de plagas y enfermedades. Se recomienda realizar el drenaje cuando la capa de agua esté a menos de 40-60 cm de la superficie, aunque sea temporalmente.

Abonamiento orgánico/Ecológico

Las primeras fases de crecimiento de las plantas son decisivas para el desarrollo futuro, por tanto es recomendable en el momento de la siembra utilizar un fertilizante rico en fósforo.
Cuando no haya sido posible la fertilización inicial, la primera fertilización se hará cuando la planta tenga entre tres a cinco semanas; se recomienda abonar al pie que distribuir el abono por todo el terreno, ya que esta planta extiende poco las raíces.
En condiciones tropicales, los compuestos nitrogenados se lavan rápidamente por tanto se recomienda fraccionar la aplicación de este elemento a lo largo del ciclo vegetativo. A los dos meses aplicar urea o nitrato amónico y repetir a los tres y cuatro meses, al quinto mes se debe hacer una aplicación de un fertilizante rico en potasio por ser uno de los elementos más importantes para la fructificación del cultivo.
En plantaciones adultas se seguirá empleando una fórmula rica en potasio (500 g de sulfato o cloruro potásico), distribuida en el mayor número de aplicaciones anuales, sobre todo en suelos ácidos; se tendrá en cuenta el análisis de suelo para determinar con mayor exactitud las condiciones actuales de fertilidad del mismo y elaborar un adecuado programa de fertilización.
El uso de abono orgánico es adecuado en este cultivo no solo porque mejora las condiciones físicas del suelo, sino porque aporta elementos nutritivos.

Propagación del banano

La reproducción de banano se realiza a través de la propagación vegetativa o asexual; por tanto las “semillas” utilizadas para la siembra corresponden a partes vegetativas tales como retoños y cormos o hijos que, una vez separados de la planta madre, pueden realizar su ciclo de crecimiento y producción.
En condiciones normales de cultivo conviene cortar los brotes sin hojas y plantarlos en el terreno a 3 m de distancia por todos lados. En dos o tres semanas los tallos emiten raíces y empiezan a aparecer las nuevas hojas.

Cosecha

El ciclo vegetativo de la planta de banano termina en el momento en que su racimo está apto para su cosecha, cuyo corte está basado en el cumplimiento de los siguientes parámetros o
requisitos.
        – Edad de la fruta
        – Calibre de la fruta
        – Demanda de la fruta
        – Corte del racimo

Post cosecha

Una vez que los racimos han sido cosechados y transportados al sitio de acopio, se da comienzo a una serie de actividades cuya única función es velar por la conservación de la calidad, mediante el cumplimiento de normas establecidas para el tratamiento, empaque y transporte de la fruta hacia los centros de mercadeo.
        – Desmane de los racimos.
        – Separación de clusters o gajos.
        – Lavado del látex o desleche.
        – Tratamiento de la corona.
        – Etiquetado de la fruta.
        – Empaque de la fruta.

Relacionados

Papaya (Carica Papaya)

Estadística     Municipios productores de la papaya     Superficie cultivada     Superficie...

Banano (Musa Cavendishii)

Estadística     Municipios productores de banano     Clasificación de municipios por superficie...

Naranja (Citrus Sinensis)

Estadística     Municipios productores de naranja     Superficie cultivada     Superficie cultivada...
Botón volver arriba